viernes, 27 de enero de 2012

Residuos Organicos e Inorganicos

Para generalizar, podemos decir que los residuos domiciliarios se dividen en orgánicos y no-orgánicos o inorgánicos.


Residuos orgánicos: son biodegradables (se descomponen naturalmente). Son aquellos que tienen la característica de poder desintegrarse o degradarse rápidamente, transformándose en otro tipo de materia orgánica. Ejemplo: los restos de comida, frutas y verduras, sus cáscaras, carne, huevos.


Residuos no orgánicos (o inorgánicos): son los que por sus características químicas sufren una descomposición natural muy lenta. Muchos de ellos son de origen natural poer no son biodegradables, por ejemplo los envases de plástico. Generalmente se reciclan a través de métodos artificiales y mecánicos, como las latas, vidrios, plásticos, gomas. En muchos casos es imposible su transformación o reciclaje; esto ocurre con el telgopor, que seguirá presente en el planeta dentro de 500 años. Otros, como las plias, son peligrosos y contaminantes.


Los residuos cuando se hallan por separado, están limpios y son fáciles de manejar, no generan contaminación. Lo que contamina es la mezcla de los desperdicios cuando se los coloca en un solo lugar, por ejemplo en una sola bolsa.

Al haber materia orgánica (cáscaras, yerba, restos de comida) mezclada con materia inorgánica (plásticos, pañales, etc.) se produce la muerte de los organismos vivos y comienza a crearse la contaminación, las enfermedades y el mal olor.











Materiales reciclables
El reciclaje de algunos de los componentes de la basura los convierte en materia prima útil y de menor costo para las industrias. El tratamiento industrial de la basura depende del tipo de desecho:

· El papel y el cartón, se procesan por tratamiento químico para disolverlos, quitarles las impurezas y luego se presionan y se prensan para producir nuevo papel.

· El vidrio, se procesa por fundición a grandes temperaturas, para luego formar nuevos envases y una gran variedad de objetos de adorno.

· Los metales, como el hierro y el aluminio, se procesan también por fundición a altas temperaturas, para formar envases de latas y otros productos diversos como juguetes.

· Los desechos orgánicos, incluyendo los restos de alimentos, se procesan quitándole la humedad por calentamiento, para luego triturarlos y convertirlos en abono para las plantas.


La elaboración de compost es un ejemplo de cómo podemos reutilizar los residuos orgánicos.


¿Qué es el compostaje?

El compostaje es un proceso biológico en el que se produce la descomposición rápida de materia orgánica por parte de organismos descomponedores (bacterias, hongos) y pequeños animales detritívoros en condiciones aerobias controladas. Este proceso permite transformar de manera natural los residuos orgánicos, obteniendo un producto resultante estable (compost) que puede emplearse como fertilizante en agricultura o jardinería. El compost ayuda a mejorar la estructura de los suelos, facilitando la retención de agua y nutrientes.


Las principales ventajas del compostaje son las siguientes:

Es un sistema fácil y económico que permite reutilizar los residuos orgánicos (entre el 40-50% de los urbanos). Contribuye a evitar los costes económicos y las consecuencias ambientales negativas de la recogida y el tratamiento de residuos en vertederos o por incineración. El compost mejora las características fisico-químicas del suelo y evita la utilización de fertilizantes sintéticos, algunos de ellos con efectos contaminantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada